Lectura de 8 min 38

¿Cómo funcionan las placas solares?

foto perfil
Tabla de contenidos

¿Cómo funcionan las placas solares? ¿Es rentable el autoconsumo? ¿Cuáles son las tendencias actuales en el sector? En este artículo vamos a hacer un repaso de qué significa apostar por el autoconsumo eléctrico y por qué es una opción atractiva.

España es uno de los países de la Unión Europea con más horas de sol, somos conocidos como el destino de todo guiri que busca su retiro espiritual después de una ardua vida de trabajo constante en un clima mucho menos agradecido que el de nuestro país. Poner en perspectiva lo que tenemos ayuda a comprender lo afortunados que somos la gente que vivimos en este país en cuanto al clima. Esta situación de tantas horas de Sol, más de 2.500 horas a lo largo de un año natural, hace pensar en la instalación fotovoltaica como una opción real posible para obtener electricidad, aunque los últimos datos publicados no siguen esta teoría.

La pandemia y la buena comunicación de las empresas que nos dedicamos a ofrecer el autoconsumo contribuyeron a aumentar el porcentaje de instalaciones en un 65% aunque, como país, seguimos estando por detrás de lugares como Holanda o Alemania, países con muchas menos horas de Sol. El principal problema es la regulación, pues en estos países y en otros de la UE esta es mucho más favorable que en España, donde hasta 2019 no empezaron a implementarse los cambios en la legalidad necesarios para hacer rentable la inversión inicial en todo el kit de las placas solares.

Real Decreto 244/2019, de 5 de abril se dispuso para asegurar las condiciones necesarias a todos los niveles para rentabilizar la opción del autoconsumo. El primer paso se dio en 2018 con la eliminación del impuesto al Sol que suponía un fuerte impedimento, pues elevaba el precio considerablemente. Con ello la intención era permitir iniciar la transición energética hacia un futuro más sostenible.

El proceso de conversión de la energía solar en potencia eléctrica para los contratantes del servicio del autoconsumo es muy sencillo. Las placas fotovoltaicas son unas placas que reciben la luz del sol y la transforman en electricidad gracias a las células fotovoltaicas que conforman los materiales de los que se componen, principalmente silicio, tanto monocristalino, como policristalino, aunque también existen las fabricadas a partir de arsenio de galio, otro material semiconductor.

Estas células se unen y crean los módulos, y se pueden hacer placas solares de la medida que se desee.

La opción del autoconsumo con Lumisa incorpora un panel solar con 144 células, las cuales están interconectadas a través de materiales metálicos conductores. Las células se mezclan con otros materiales para crear carga negativa y carga positiva. Con el Sol, los fotones negativos pasan a la parte positiva y se generan electrones, que es lo que termina por generar la electricidad. Se vuelve a ocupar la parte de los electrones negativos con los que no se han convertido en electricidad y el proceso vuelve a comenzar. Por este motivo se habla de energía renovable, pues la corriente continua generada no tiene límite y se puede aprovechar sin cesar.

Los paneles más eficientes son los monocristalinos y tienen la vida útil más larga, mientras que los policristalinos son más económicos.

Sin embargo, para conseguir el autoconsumo, las placas solares son una pequeña parte de la instalación fotovoltaica, pues se necesita un inversor que nos permita convertir esta corriente continua de electricidad en corriente alterna para que pueda ser utilizada en los hogares. Existen dos tipos diferentes de inversores fotovoltaicos:

  • Conectados a la red eléctrica, entre los cuales encontramos el tipo string, que aprovechan la energía generada en línea de la placa solar; los microinversores, más pequeños pero conectados a la placa solar entera; y los optimizadores de potencia, los cuales permiten el ajuste de la producción solar, en lugar de solamente recoger la energía que se produce.
  • Con baterías, entre los cuales, los de las instalaciones fotovoltaicas aisladas, que asimilan la energía recogida a lo que se usa en los hogares; inversor cargador, los cuales incorporan cargadores para los días sin Sol; y el inversor híbrido.

Aunque no es obligatorio, existe la opción de adquirir baterías solares para almacenar toda aquella energía sobrante que no sea utilizada para hacerlo en momentos en que la producción solar es más complicada o no es viable, como durante las noches y el regulador, que evita sobrecargas a las baterías. Tras el inversor, el cuadro eléctrico es el elemento que permite que esta corriente alterna pueda ser utilizada por todos los aparatos que haya conectados. Con algunos elementos más de seguridad, este es el proceso que lleva los rayos del Sol a convertirse en electricidad para iluminar tu salón, encender tu televisión o mantener tus alimentos frescos en la nevera, nada más que 4 sencillos pasos.

Lumisa te compensará por la emisión de los excedentes energéticos a la red eléctrica gracias al Real Decreto 244/2019. Para ello, debes estar abonado a la modalidad de suministro con autoconsumo con excedentes no acogida a compensación. Consulta nuestra sección de FAQs para saber más sobre esta modalidad y así aprovechar al máximo tu instalación. Además podrás beneficiarte de deducciones fiscales…

El precio de las placas solares, ¿es rentable?

Uno de los principales escollos de la gente que no quería apostar por la energía solar en el pasado era el elevado coste que suponía la instalación de toda la infraestructura necesaria para disponer del autoconsumo en casa. Sin embargo, en la actualidad esa afirmación queda en entredicho, pues la reducción de la inversión es sustancial y no es tan ilógico pensar en la posibilidad de abastecerse gracias a la autoproducción.

Como se puede ver en la siguiente imagen proporcionada por la agencia intergubernamental IRENA, la evolución del precio medio del panel solar ha reducido mucho la curva en cualquier parte del mundo.

Evolución del panel solar

Fuente: Hogarense.es 

La realidad es que no existe una fórmula para indicar a priori cuantas placas solares necesitaras para abastecerte y cubrir tus necesidades, pues esta cifra dependerá de los vatios (W) de potencia que necesites, de la capacidad de generación de electricidad que tenga el panel solar seleccionado y de cuántas horas de Sol tengas en tu localidad. La opción que incluye el autoconsumo con Lumisa es una placa fotovoltaica con capacidad para generar 450W de potencia, una cifra que supera la media de paneles que se suelen encontrar en otras ofertas. Lo mejor es que consultes el simulador para saber qué necesitas y calcular un presupuesto aproximado a partir de la posibilidad, en metros cuadrados, que dispongas en tu casa. Aunque no tengas intención de instalar ya mismo la infraestructura, siempre está bien conocer todas las opciones para ahorrar en la factura de la luz, ¿verdad?

La paridad de red se consiguió en España en el año 2013 e implica que la producción de energía solar es equivalente a la producción de energía con las fuentes tradicionales.

Lo que sí que podemos asegurar, basándonos en los datos conocidos, es que el precio de las instalaciones destinadas al autoconsumo doméstico se ha reducido mucho. En este sentido, en lo referido a las grandes plantas fotovoltaicas la estimación habla de un precio de entre 0,04 y 0,07 euros por kWh, lo que supone la asimilación del coste de producción de la energía solar a otras fuentes de energía tradicionales, como el gas o el carbón. Este hecho es llamado paridad de red y lo conseguimos en nuestro país en 2013, a la vez que Italia, Dinamarca y Alemania.

Con la inversión inicial, hay que tener en cuenta que el precio incluye no solo el kit de las placas solares, sino que entran también las gestiones y legalización de estas, además del asesoramiento para saber si tienes opción de aprovechar subvenciones o bonificaciones en tu localidad. También incluye la instalación de los paneles fotovoltaicos y su mantenimiento. Ya ves que con Lumisa no necesitas preocuparte de nada más que de dar el paso definitivo para consumir TU energía sostenible.

Lo que sí que se puede asegurar con rotundidad es que optar por el autoconsumo y las placas solares es rentable por varias razones:

  • La vida útil de la instalación es larga, entrono a los 25 años.
  • La amortización de la inversión  se calcula en unos 7 – 8 años, aunque cada caso es particular. Para conocer más aproximadamente cada caso se puede calcular la Tasa Interna de Retorno, con que podremos ver el porcentaje de rentabilidad sobre la inversión total y conocer los años que tardaremos.
  • El ahorro en 10 años de uso del autoconsumo es el doble del que supone la inversión inicial, una cifra que es exponencial a cada año que pasa. La amortización media anual está entre los 630 y los 1270 euros con Lumisa, en función de la tarifa seleccionada.
  • La compensación de los excedentes a la red permite aligerar la factura y, por tanto, el precio pagado por la electricidad al final del año es menor.
  • Existen subvenciones y ayudas para incentivar su uso.

Ventanas solares, la última tendencia

Como hemos visto, la tecnología ha ido evolucionando a lo largo de los años y su capacidad para mejorar la eficiencia y reducir el coste ha convertido a las placas solares en una opción real para obtener energía en la actualidad y la tendencia indica que en el futuro serán muchos los hogares que apuesten por ello.

La misma evolución de la cuestión nos lleva a cuestionarnos qué será lo próximo que veremos en el mercado en relación con la energía solar y el autoabastecimiento. Lo más destacado que actualmente se está desarrollando son las ventanas solares o fotovoltaicas. Esta idea surgió en 2017 y se publicó en la revista Nature de la mano de su creador, Richard Lunt y su equipo de investigación de la Michigan State University.

En realidad estas ventanas no son más que unos paneles solares mucho más finos y flexibles de lo habitual, por lo que permiten su instalación en lugares como las ventanas, algo muy interesante porque nos lleva a pensar en edificios recubiertos de este tipo de ventanas que sean capaces de autoabastecerse. Además, esta tecnología incorpora filtros que permiten un mejor aislamiento y, por lo tanto, ser mucho más eficientes y ahorrar en aires acondicionados y calefacciones.

Otras tendencias que se espera que marquen el futuro de la tecnología solar aplicada a los hogares son:

  • Células solares orgánicas impresas. Busca ser una alternativa a las placas de silicio y, aunque no son igual de eficientes, sí que son mucho más económicas.
  • Tejas solares. Siguen el mismo principio que las ventanas, pero el material conductor es la cerámica. Tesla las incluye en sus tejados solares.
  • Revestimiento líquido. Un material que se puede aplicar a cualquier superficie y que absorbe la energía del Sol para almacenarla, o bien para su uso directo en un dispositivo.
#Autoconsumo #Energías renovables

¿Dónde quieres ahorrar?

Descubre los servicios que ofrecemos en Lumisa Energías, la alternativa a las grandes empresas de energía.